SI TE GUSTA MI BLOG...
¡"Participa en este sitio" para seguirme! ¡Comenta! ¡Dale "me gusta" a mi página en Facebook!
Saber que te gusta lo que hago me da más ganas de seguir adelante :)


domingo, 3 de junio de 2012

Los cake pops que desaparecieron.

Sí, sí, que desaparecieron.
¡Fue sacarlos después de cenar y desaparecer! No quedó ni uno... Ni me dio tiempo a hacerles fotos... :(

Los primeros cake pops que hice estaban muy ricos, pero la verdad es que con en buttercream y el chocolate blanco, tan dulce, quedaban un poco empalagosos. No lo digo solo yo. Casi todos los que probaron ese experimento coincidieron en que estaba demasiado dulce. Tenía que buscar una alternativa.

Cuando estuve buscando información acerca de los cake pops leí que el bizcocho desmigajado también podía mezclarse con crema de queso para untar (tipo Philadelphia) en vez de buttercream. Obviamente así no quedaría tan dulce y le daría un puntito ácido que podría hacer una combinación deliciosa con una cobertura de chocolate negro.

Tenía todos los ingredientes necesarios en casa, sólo me faltaba encontrar un buen momento para ponerme manos a la obra, ¡y ayer por fin decidí que era la hora de volver a intentarlo!
Así que cogí unas cuantas cupcakes de vainilla sin decorar a las que todavía nadie le había echado mano, una tarrina de queso de untar, el chocolate para cobertura, palillos de brocheta y la maceta que utilicé como soporte la vez anterior y me dispuse a experimentar.


Por suerte conté con la mejor ayuda que se puede tener en la cocina. Siempre es divertido hacer dulces con mi chico :)

Desmigajamos las cupcakes, mezclamos con un par de cucharadas de queso e hicimos bolitas con la masa. Esta vez decidimos formarlas más pequeñas para que fuesen más fáciles de comer. ¡Podía hacerse de un solo bocado! Aunque yo sigo siendo partidaria de morder los cake pops, por muy pequeños que sean.
Como no teníamos muchas ganas de esperar (y los cake pops con queso necesitan reposar más tiempo en la nevera que los que tienen buttercream) colocamos las bolitas sobre un papel de horno y las metimos en el congelador durante una hora. ¡Al sacarlas estaban perfectas!
Ahora tocaba derretir el chocolate en varios golpes y a potencia baja, mojar los palitos de brocheta (cortados por la mitad, son demasiado largos) y pincharlos en las bolas. Genial. Ya solo quedaba cubrir los cake pops y pincharlos en el soporte.
Como la masa estaba tan fría el chocolate se endurecía con mucha rapidez y no nos dio ningún problema.

Me dio un poco de pena no poder decorarlos con sprinkles, pero es que se me olvidaron en casa :(
Para suplirlo hicimos dos o tres bolitas con "boina" cubriéndo solo la parte de arriba, y a otras dos le hicimos surcos en la cobertura. La verdad es que todas eran preciosas aun sin hacerles nada :)

Como sobró un poco de chocolate improvisé una manga pastelera con el papel de horno y me dediqué a dibujar corazones y circulitos sobre un trozo de papel de plata. Mi dibujo estrella (y al único que he podido fotografiar) ha sido una clave de sol:


Pues eso, que estoy muy contenta.
Los cake pops fueron un éxito, y además estos son más sanos que los primeros que hice. La próxima vez creo que haré un bizcocho específicamente para hacer cake pops. ¡Es que me encantan!

Ayyyy... ¡Tengo ganas de ponerme a cocinar!
El examen todavía no ha pasado y empieza a hacer mucho calor. ¡Va a ser un suplicio estar al lado del horno! Pero bueno, todo sea por los experimentos dulces...

¡Nos leemos pronto!
Un abrazo, golosos :)


1 comentario:

  1. Felicidades por tu blog, y a seguir experimentando.
    Saludos gatunos...

    ResponderEliminar